Las aplicaciones universales comienzan a tener sentido