Blog

¿Cómo mejorar el rendimiento de mi equipo?

  |   Mantenimiento IT

Los ordenadores con el tiempo van quedándose obsoletos y perdiendo velocidad y calidad de trabajo. Sin embargo, podemos conseguir que nuestro equipo mejore su rendimiento considerablemente realizando algunos pasos.

Esto son algunos de los pasos con los que el rendimiento de tu PC mejorará:

 

7 trucos para mejorar el rendimiento de tu equipo

 

-Realizar limpiezas internas y mantenerlo en lugares frescos.

Empezaremos con una limpieza básica del PC. Si se acumula mucho polvo, se pueden obstruir las aspas de los ventiladores y las rejillas de los disparadores, impidiendo eliminar correctamente el calor interno del equipo. Al recalentarse el procesador, o si lo hace la gráfica, el rendimiento de la máquina bajará.

Si abres la torre, puedes limpiar tú mismo las aspas de los ventiladores del procesador o de la gráfica. No estaría de más que también lo hicieras con la fuente de alimentación. Tener el PC en un lugar ventilado que permita disipar el calor también es recomendable.

 

-Eliminar software que no utilicemos.

Es habitual que acabemos instalando más programas de los que realmente necesitamos. Eliminar aquellos programas inservibles es el primer paso. Pero también podemos hacerlo con aquellos que sólo usamos de forma muy esporádica. Si volvemos a necesitarlos más adelante podremos volver a instalarlos sin problema.

 

-Eliminar las tipografías que no vayas a utilizar. 

Windows incluye de serie muchas tipografías distintas. Pero cuantas más tengamos, más tardará el sistema en cargarlas todas. Por eso, podemos eliminar las que no utilicemos, sobre todo aquellas de alfabetos distintos al nuestro que rara vez nos serán útiles.

Para acceder a ellas, buscamos “Ver fuentes instaladas” desde “Menú inicio”. Seleccionamos las que no deseamos y podemos eliminarlas, o copiarlas en un disco externo para no perderlas.

 

-Almacenar archivos en la nube o en discos externos.

No es práctico acumular tanta cantidad de archivos en el disco duro. Esta práctica ralentiza considerablemente la ejecución de órdenes en nuestro equipo. Una solución es recurrir a la nube para alojar nuestros archivos en la red de forma segura. También podemos utilizar discos externos.

 

-Eliminar los archivos temporales de Internet.

Con el tiempo, la acumulación de estos documentos que se descargan a través de los navegadores acaba siendo un problema para el rendimiento de nuestro PC. Una buena opción en estos casos es recurrir a programas limpiadores. También se puede gestionar su limpieza por medio de los propios navegadores.

 

-Actualizar el antivirus.

En ocasiones, es la existencia de algún virus o spyware lo que repercute en un peor rendimiento de nuestros equipos. Por eso, no sólo es conveniente disponer de un antivirus actualizado, sino que es recomendable realizar chequeos de forma periódica.

 

-Acelerar el arranque.

En muchas ocasiones, lo que lastra el encendido del ordenador es la ejecución automática de una serie de programas que no siempre es necesaria. Para ganar unos valiosos segundos cada vez que encendamos nuestro ordenador podemos eliminar algunos de estos programas. Escribiendo ‘msconfig’ en el menú Inicio de Windows, accedemos al listado de esos programas y podemos desactivar los menos necesarios para ganar así tiempo en esa operación.

 

Si estos trucos no funcionan, quizás tengas que plantearte formatear el equipo. Es el método más eficaz para recuperar el rendimiento original de un ordenador.